Domingo, Noviembre 19, 2017
SUSCRÍBASE

También es violencia…

Share with your friends










Enviar

En el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer que se celebra mañana, nos pusimos a la tarea de pensar sobre esa violencia que no vemos. O que no sabemos que es violencia.

Según el sociólogo noruego Johan Galtung, la violencia es como un iceberg, dado que la violencia visible (violencia directa) es apenas una pequeña parte de un fenómeno mucho más profundo y arraigado. Es así como acuñó dos tipos de violencia más, la estructural, y la cultural. Es esta última de la que nos ocupamos hoy, pues es la que puede llegar a legitimar la violencia. En general, es violencia cultural todo lo que promueva la desigualdad, el odio, o la justificación de la violencia como medio.

Es así como creemos que:

– También son violencia los chistes tipo “le di libertad a mi esposa cuando le agrandé la cocina”. La violencia cultural es más difícil de detectar, porque no se expresa con golpes o gritos, sino con estereotipos, entre otras cosas. La Encuesta Nacional de Demografía y Salud 2005 de Profamilia, encontró que el 26 por ciento de las mujeres dijo haber sido víctima de frases despectivas por parte de sus parejas, tipo “usted no sirve para nada”, “usted nunca hace nada bien”, “usted es una bruta”, “mi mamá hacía mejor las cosas”.

– También son violencia las políticas discriminatorias contras las mujeres. Las que permiten que ni seamos entrevistadas para un trabajo cuando decimos que estamos recién casadas y que pronto queremos quedar embarazadas; o cuando una ley nos impide decidir sobre nuestro cuerpo en caso de quedar embarazadas.

– En ese sentido, también son violencia las prácticas excluyentes que nos impiden a todos los ciudadanos tener los mismos derechos. Aquí incluimos políticas públicas en temas LGBTI, en temas de inclusión laboral a las mujeres, etc.

– También es violencia la suposición según la cual una minifalda puede hacer que nos violen.

– También es violencia el mal llamado “porno de venganza” y del que se ocupan nuestros amigos de Dominemos la Tecnología. Cuando alguien comparte una foto íntima nuestra, sin nuestro consentimiento, está violando nuestro derecho a la intimidad. Sin duda, es un acto violento.

– También es violencia un piropo, porque nos hace sentir vulneradas, observadas. También se pueden cruzar límites con las palabras. Y cuando somos reducidas a un par de tetas, un culo, o unas piernas, estamos siendo víctimas de, cuanto menos, un estereotipo. ¿Si o no, Chicas Águila?

– Incluso llegan a ser violencia los estereotipos que resultan en la brecha salarial entre hombres y mujeres. “Es difícil establecer equipos con mujeres”, “las mujeres se embarazan y se pierde la continuidad en los procesos”, “si ganan menos, es porque las mejores no son tan buenas negociando su salario”. O lo que hemos dicho sobre la asertividad de un hombre que muestra su ira, contra la “histeria” de una mujer que hace lo mismo.

¿O qué tal en la calle cuando el neandertal dice sobre otro conductor torpe “fijo es una vieja”? ¿O el chiste pecueco “no le pego a mi mujer porque se enamora”?

Y obviamente es violencia el maltrato físico y psicológico en el hogar. “En el caso de los varones, vivir violencia en el hogar durante la infancia hace 2,5 veces más probable que agredan a su pareja de adultos, ya que han aprendido que el que tiene más poder en una relación puede usar la violencia para imponer su autoridad. Las mujeres que de niñas vivieron violencia en el hogar también tienen mayor probabilidad de ser agredidas en sus relaciones de pareja”, explica el BID.

Si todo esto no es suficiente llamado de atención, vean cuánto les cuesta a las empresas la violencia contra las mujeres.

Artículo publicado originalmente en www.susanayelvira.com, el 24 de noviembre de 2015

 

Share with your friends










Enviar


    Artículos Relacionados

    A ella le gusta la gasolina, que la toquen y la zarandeen
    #MeComprometo
    La belleza como solución a la pobreza, a los problemas políticos… ¿y a la gordura?
    La que piensa pierde… y la que no también

    22 Respuestas

    1. juana

      Si, los piropos en la calle por lo menos a mi me hacen sentir violada, o que los varones de mi casa como mi papá o mi hermano me digan floja o que soy una bruta o “levántese a lavar la losa que eso le toca a usted”

    2. andrea

      A mi me molesta (no se si exagero) que cuando estoy de malgenio (como cualquier otra persona puede estar) venga un neandertal de estos y me diga: “Pero ven, ¿Que te pasa? ¿Tienes el período?” Me ofendo de una, osea, entonces si ellos se enojan, a que se lo atribuimos? a la testosterona? (espera, nosotras también producimos testosterona, solo que en menor medida) entonces a que causa fisiológica le atribuimos el malgenio de los hombres? En fin, que me hagan ese comentario lo considero sexista. Ustedes que opinan?

    Comentar