SUSCRÍBASE

Sobre Renée Zellweger

Maria Fernanda Moreno
Share with your friends










Enviar

No sé qué se hizo. Se que sus ojos se ven más grandes y su piel muy brillante y estirada. Está más bronceada. No se. Ella dice que es porque está viviendo una vida más saludable, pero en realidad es como si le hubiera pasado una aplanadora. O si la hubiera inspirado la señora que se bronceaba con un espejo en ‘Something about Mary’. Está irreconocible.

No estaría hablando de su apariencia si no fuera porque creo que Renée es una víctima de las expectativas. De ese miedo a la adultez, a las arrugas, a las canas. A estar en ese punto tibio al que se enfrentan las mujeres en sus cuarenta en Hollywood –y todas aquellas que tienen el infortunio de encontrarse con un hombre con crisis de la mediana edad – en el que están muy viejas para protagonizar historias de amor con persecuciones en moto; y muy jóvenes para interpretar a las mamás de alguien. Porque –y repito algo de lo que hablamos en ‘Lo entendimos todo mal’ – en nuestra sociedad occidental las mujeres somos reducidas a ser objetos del deseo o a ser madres. No podemos ser simplemente mujeres de 40 años, pues ahí no hay historias que vendan.

Además de las expectativas, el photoshop y los cirujanos nos han hecho un daño que aún no dimensionamos. Las mujeres en las fotos, esas que admiramos por ser modelos de belleza y estilo, no tienen arrugas, ni pliegues en el cuello, ni caras regordetas. Tienen mucho pelo y han acumulado sendas horas de bronceo. Y a nosotras a veces se nos olvida que tales cosas no son posibles. O al menos no todas al tiempo.

Y tal vez por eso Renée se hizo lo que se hizo, porque, a pesar de haber sido la primera en protagonizar una romcom con sobrepeso, al parecer a sus 45 no hay un lugar para ella en el cine; porque siempre le dijeron que parecía chupando un limón; porque un cirujano que hace parte de esa industria multimillonaria la convenció de que no estaba a la altura de la estética glamurosa y superficial que otorga contratos multimillonarios y un lugar en el imaginario popular. O porque quién sabe.

Renée es una víctima. Y solo hablo de ella porque si el caso de muñeca-de-porcelana-Kidman no fue lo suficientemente ilustrativo, el de mi querida Bridget Jones 1 y 2 debe serlo.

Debemos vivir bajo nuestras propias expectativas y no hacerles el juego a cirujanos que quieren construir una casa en Miami, o a un star-system abusador y creador de fantasías que, en lugar de alegría y entretenimiento, traen pesares y burlas.

Y parafraseando a Chris Crocker en 2007, leave Renée alone!

Publicado originalmente en www.susanayelvira.com, el 22 de octubre de 2014
Share with your friends










Enviar


    Artículos Relacionados

    La belleza como solución a la pobreza, a los problemas políticos… ¿y a la gordura?
    Un mundo en el que la belleza es blanca

    11 Respuestas

    1. Lili

      El problema es cuando se confunde a la persona con un personaje. Seguro Bridget no hubiera caído en las que cayó Renée porque Renée no es Bridget. Pero tienes razón Susy está irreconocible y se veia mejor con la cara de limon amargo.

    2. Katherine Triana

      Susana,

      Interesante tu columna, sin embargo me quedo con la inquietud, acaso elegir a las chicas que hacen la serie sobre ti y Elvira no son también la reproducción del estereotipo estético sobre la mujer bogotana, soltera y exitosa ademas de siempre impecable?

      En la serie varias veces se evidencia la reproducción de estereotipos y la nueva violencia contra la mujer, aquella que critica no pensar como Susana y Elvira, disfrutar de la vida, ser una profesional exitosa y por supuesto siempre lejos de hijos.

      Dónde quedamos las jóvenes que tambien somos exitosas académica y profesionalmente, pero que por cuestiones de la vida o la decisión propia tienen un\a hijo\a? Acaso las mujeres que tenemos menos de treinta, una carrera, un posgrado, un excelente trabajo, pero hijos antes de los treinta es el pecado semejante a las arrugas y la piel pálida de los 45?

      Mujeres no nos pisemos las mangueras, seamos libres y dejemos que cada una se construya a sí misma… Uds. Ya tienen una responsabilidad muy grande, muchas niñas ya están pendientes de lo que uds dicen, escriben y muestran en su serie.

    3. Anónimo

      Sin duda alguna rené se equivocó al querer complacer un público superficial y con un concepto de belleza que raya en el extremo. En lo personal era muucho mas hermosa antes.

    4. Magola

      Yo me quedo con lo que dijo algún tuitero famoso por ahí: No es que haya quedado fea, sólo que no es la Renée que conocemos. Yo no creo que haya que victimizar a las mujeres que deciden hacerse cosas locas para verse como quieren, siempre y cuando, ojo al dato, sea lo que ellas quieren y eso es algo que nosotros nunca lo sabremos, porque lo que nos llega de ella es lo que los medios filtran. Nostras luchamos todos los días contra la naturaleza maquillándonos y usando zapatos que nos hacen doler los pies porque queremos darle una mejorita a nuestra genética, y no porque seamos víctimas de este mundo cruel, sino porque somos vanidosas y nos gusta ser así. Y por lo mismo, me uno al ‘leave Renée alone!’

    5. Marthísima

      Pienso que esa fue la decisión de ella. Estoy convencida de que cada quién tiene derecho a reinventarse cuando y como quiera. Lo importante es que una misma se guste cuando se mire en el espejo.

    6. Yo

      Entristece ver que ya no tenemos derecho a crecer y vivir como mujeres plenas nuestra edad adulta, porque “no hay espacio para nosotras mas allá de los 45… los prototipos inalcanzables se volvieron el referente de mujer deseable y exitosa, la felicidad pasa a un segundo plano, y hablo se la felicidad de verdad! De esa que se siente en el alma, de esa que se rie sin botox, de esa que arruga los ojos y la nariz… de esa que supera las apariencias y se acepta como es! Pero ahora la felicidad se fundió con la apariencia y ya no se reconocen las mamas de las hijas desde atrás… tanta cirugía es absurda y de frente sólo evidencian Cómo desesperadamente quieren verse más jóvenes que sus propias hijas adolescentes. A quien culpar? A los medios? A los publicistas? A los cirujanos? A los hombres? A las mujeres que simpre nos atacamos y nos dejamoz llevar por las apariencias? A nostros mismos? A la falta de fundamentos reales en nuestras vidas??? A nuestra codicia? Al miedo a deaaparecer? A las ganas de ser notadas y admiradas?
      Yo creo sinceramente que es un poco de todo…
      En conclusión, me da tristeza el camino que llevamos! Y en particular me parecía hermosa su cara de limón

    7. Helena

      La verdad creo que me encuentro en una crisis muy similar, con la diferencia que tengo la mitad de la edad de Renée – Amo Briget Jones -. Las personas se creen con derecho a opinar sobre absolutamente todo de los demás. Estoy casada y desde hace algunos meses he notado un stress y paranoia creciente en mi vida respecto a los comentarios que puede suscitar un encuentro inesperado con los colegas, amigos o familiares de mi esposo – o los míos-, en los que me encuentren “desmejorada”… Ya tuve que lidiar con uno de “Pero te está engordando el matrimonio” ¡De por Dios, si sólo llevo un año de casasa! El stress del trabajo, mi master y mis pocas habilidades culinarias no han contribuido, pero la vida no me da para tener que sacar ahora más tiempo para hacer más ejercicio. Poco a poco me he metido en la idea de la necesidad de operarme, sacar de mi dieta todas las cosas que me hacen feliz y de maquillarme como reina de belleza cada vez que salgo a la esquina.

      ¿Quién es el culpable? 1. UNO! por darle importancia a las cosas que dice el resto 2. El resto!! ¿por qué la gente no vive más su vida y menos la del resto?…. 3. Celebridades que se casan, tiene hijos, pero conservan cuerpos de 15añeras..
      En fin, esto es agotador y frustrante.

    8. Paula Bernal

      hola susana y elvira me gustaría saber como poder ver la segunda temporada con todos los capítulos completos, es que me encanta la serie y ya me vi la primera temporada y me pareció genial.

      que estén muy bien, espero su respuesta pronto

    9. Val

      Es tristísimo ver como a esas actrices que siempre admiramos se ven afectadas por los excentrisismos Hollywoodenses*, yo en lo personal siempre he pensado que cuando la edad llega hay que aceptarla con todo lo que trae, pero a la hora de la verdad lo mas seguro es que actúe tal y como Reneé actuó.

    10. Darla Bourdon

      Esto es deprimente… yo amaba a la Renée de antes, a de El diario de Bridget Jones, a a de Caso 39, a la de Cold Mountain…
      Con el perdón de Susy y Elvi y de todas las lectoras de SyE, debo decir esto: La nueva Renée, con esta nueva imagen se ve 10 años más vieja. He dicho.

    Comentar